Abogado penalista

Reclamar Easyjet

Un abogado penalista es la persona con un título profesional en derecho que es especialista en derecho penal, cuando hablamos de derecho penal entendemos que es el reglamento que se ocupa de dictaminar todas las conductas que según la ley son ilegales y se consideran un delito, el derecho penal es el encargado de velar por la justicia y aprender a todos los sujetos que comentan delitos y se salgan de las normas de convivencia de la sociedad. Es importante destacar que los castigos dados por el derecho penal no solo es la cárcel también se puede castigar a los delincuentes con prestaciones de servicio y hasta la cancelación de multas, todo dependerá de la magnitud de la falta cometida.

Todos son inocentes hasta que se demuestre lo contrario, es aquí donde el abogado penalista tiene un gran papel, él es el único capaz de ayudar a las personas para que puedan demostrar su inocencia, siendo el caso de las personas inocentes. Viendo el caso de los culpables la función de los abogados penalistas cambia un poco de perfil aquí ya no se trata de demostrar la inocencia sino más bien de medir la falta de perpetrador, ver porque cometió el delito, que lo causo y como llego a eso, también debe velar para que la sentencia dictaminada no vaya en contra de los derechos humanos, no por ser un infractor de la ley quiere decir que ha perdido sus derechos básicos de humanidad.

Los abogados penalistas logran obtener su título una vez que terminan la carrera de derecho a partir de allí se deben especializar en al ámbito de derecho penal, una vez terminada su carrera este será capaz de ejercer la defensa de los llamados criminales, el abogado penalista tiene la capacidad de defender en juicios con jurados (ciudadanos comunes) o jurados penales (un juez), cualquiera de los casos tu mejor aliado debe ser un abogado penalista.

Imagen

Las deudas y su prescripción en España

 

En España el temas de las deudas es uno de los temas legales más controversiales de los últimos tiempo, en este sentido pueden ser con proveedores, con el banco, ya sea por gravamen o hipotecas y con hacienda, esto viene de la mano con el tema de la crisis económica, ya que la misma ha originado este incremento de deudas en los habitantes de España, llevando consigo los embargos, las hipotecas, el incumplimiento de alquileres, entre otros.

Como bien se sabe las leyes o el derecho de casi todos los países del mundo se derivan del derecho Romano, y el español no escapa de ello por lo que han heredado esta institución jurídica, dentro de ellas se encuentra la prescripción adquisitiva o usucapión y la prescripción extintiva, es decir la caducidad por goce de bienes durante cierto tiempo, con unas circunstancias que señala la ley. En la caducidad se suprime la titularidad del propietario original y éste no puede reclamar la reposición del objeto obtenido por el habiente una vez que la orden alcanzable se haya cumplido. En este sentido, una vez haya transcurrido el plazo de cobro o de pago y en este no se ha manifestado ningún tipo de llamado, el adeudado se ve legítimamente librado del deber de pagar

Claro está que el derecho al cobro, es un derecho individual que tiene el demandante; aunque el demandado o la persona que tiene el compromiso de pagar no pueden estar esperando que se le reclame el pago de forma indeterminada, es por ello que la institución jurídica requiere limitaciones en el tiempo del derecho de cobro. De ahí a que la ley consiente la prescripción extintiva de las deudas, donde el demandante pierde el derecho de reclamar legalmente una deuda al pasar los tiempos establecidos en ley, suponiendo la dejadez del merecedor, y no cobrar a tiempo.

En la legislación española no existe pena de cárcel por deudas, al menos que la misma sea por estafa o fraude, sin embargo existe a manera particular la figura del cobrador, que no es más que la persona que se encarga de cobrarte las deudas adquiridas con el fin de evitar la prescripción de la misma. Así que si has adquirido una deuda y aun estas en el plazo legal de cancelarla no te extrañes que te hagan una llamada de cobro, siendo este el primer paso de cobranza, en ocasiones te harás la pregunta si esto es legal, el que sepan tus datos personales, pues si lo es, por supuesto siempre y cuando coexista un interés legítimo a compensar un crédito impagado legalmente constituido. Recuerda que el derecho a del demandante de exigir el pago de la deuda se encuentra establecido en el Código Civil Español, lo que si no está permitido es el acoso que en su momento te puedan hacer estos cobradores.

No se debe dejar de lado el hecho de que la Constitución española, en su artículo 18, establece la protección del honor, la imagen y certifica el secreto de las comunicaciones, por lo tanto hay que ser prudente para evitar causas legales mayores.

Lo más importante es que en el Derecho español la prescripción no se aplica de oficio por la Administración de Justicia, sino solamente a instancia del beneficiado. Por consiguiente transcurrido el plazo legal de prescripción, el derecho de crédito afectado por la misma aparece en una especie de limbo jurídico ya que no está ni extinguido ni vivo. El derecho de cobro prescrito podrá imponerse al deudor si éste no utiliza la prescripción ganada o si renuncia a la misma. Por el contrario si el deudor beneficiado alega la prescripción ganada, puede provocar la extinción definitiva del derecho de crédito y la consiguiente desestimación de la acción que lo ampara.

No obstante acreedor y deudor pueden pactar contractualmente la renuncia a la prescripción, si bien esta renuncia por parte del deudor solamente puede ser realizada en el transcurso del plazo de prescripción ya que produce los efectos de la interrupción. Por el contrario la renuncia anticipada a la prescripción es nula como veremos más adelante. Asimismo cualquier persona obligada a satisfacer la pretensión puede renunciar a la prescripción consumada. Cualquier acto incompatible con la voluntad de hacer valer la prescripción supone renunciar a la misma. La renuncia, efectuada válidamente, a la prescripción consumada deja subsistente la pretensión a que se refiere, pero no impide la futura prescripción de la misma.

¿Cómo se produce la prescripción de la deuda?

Por tanto la prescripción es un modo de extinción de los derechos de cobro del acreedor por el transcurso del tiempo, o sea si el acreedor no realiza ninguna reclamación de la deuda durante un período determinado, se produce la prescripción extintiva de la deuda. El cumplimiento del plazo legal automáticamente atribuye al interesado la facultad de oponer la prescripción.

Consecuentemente una vez ha transcurrido dicho plazo, el deudor puede oponerse a la obligación de pagar y el tribunal le reconocerá este derecho si se ha cumplido el plazo legal de prescripción. Con todo, la jurisprudencia de los Tribunales Españoles, es constante en la afirmación del criterio restrictivo con que ha de ser interpretada ésta modalidad de extinción de las obligaciones.
De todas maneras, la invocación de prescripción no tiene por qué hacerse dentro de un juicio; también es posible plantearla extrajudicialmente aunque no producirá efectos legales. Aunque la prescripción extintiva es un medio de defensa del demandado en el proceso, pero nada se opone a que el favorecido tome la iniciativa judicial. Vale la pena decir que la prescripción extintiva es un beneficio para el deudor, ya que gracias a ella deja de serlo, pero que debe ser un motivo que alegue el deudor para oponerse a la demanda en un procedimiento judicial. Dicho de otra manera, la prescripción debe ser reclamada por el obligado en el procedimiento de reclamación judicial. Este punto es importante ya que la prescripción no puede ser apreciada de oficio (como ocurre con la caducidad) ya que el deudor puede renunciar a ella. Tal circunstancia implica que, aunque haya transcurrido el plazo de prescripción, si la parte que puede alegar esta última no lo hace, será válida la acción ejercitada por el acreedor para el reconocimiento de su derecho de cobro. Hay que hacer notar que la prescripción es un beneficio renunciable por el deudor, que puede pagar la deuda prescrita si se siente moralmente y éticamente obligado a hacerlo.
De forma paralela el acreedor legítimo puede reclamar el pago de una deuda prescrita por la vía extrajudicial, ya que no existe ninguna prohibición legal que le impida hacerlo. Otra cosa es que el acreedor interponga una demanda judicial, y que el deudor alegue como defensa jurídica la consumación de la prescripción extintiva.

¿Existen acciones que no prescriben?

El Derecho civil fija la imprescriptibilidad de ciertos derechos. Según el artículo 1965 del Código Civil, no prescriben:
• Entre coherederos, la acción para pedir la división de herencia
• Entre comuneros, la acción de división de cosa común
• La de deslinde entre propiedades contiguas
• La jurisprudencia ha determinado la imprescriptibilidad de la facultad de elevar a escritura pública un contrato realizado en documento privado.

Mas info en https://www.reclamapormi.com/quienes-somos.html

¡Qué horror! Ya está sonando el despertador

reloj despertador

 

Tras un día duro no hay otra actividad que hagamos con más ganas que acostarnos para que nuestro cuerpo y nuestra cabeza descansen. No hay nada mejor para los días de frio que acostarte y que te resguarden las sabanas, ni nada que mejor reponga tus fuerzas cuando el cansancio es muy grande que dormir ocho horas.

A muchas personas, después de este merecido descanso, les cuesta levantarse. La alarma del móvil comienza a sonar cada 5 minutos y sientes que el sueño se sigue apoderando de ti. Levantarse y despejar es una actividad que no a todos se nos da igual de bien de hecho, a nadie nos gusta que la alarma suene insistentemente y, hay días en los que, incluso varias horas más tarde de habernos levantado, seguimos con pesadez de ojos y bostezando.

Si eres de esas personas a las que les cuesta despertarse estate atenta a los siguientes consejos para que se haga más llevadero el momento en el que suene la alarma:

Despertador

Cuando suena todas las mañanas parece nuestro peor enemigo, pero debemos tener claro que se puede convertir en nuestro mayor aliado para despertarnos con energía. Di adiós a los antiguos despertadores con una alarma estridente que hacen que no te guste nada que te despierten y compra uno moderno donde haya más funciones que la de mero despertador.

Hoy en día existen despertadores digitales muy llamativos como este altavoz-despertador con efectos de pixel art el cual va a añadir, sin duda, diversión y animación a tu despertar. Lo puedes controlar desde tu móvil mediante una app con la que puedes enviar mensajes de voz, y dibujos en forma de pixel para que tus despertares sean mucho más amenos.

 

No alargues el momento

Lo mejor para evitar que se nos peguen las sábanas es no alargar el momento y levantarnos cuando suena la primera. Esto se debe a que cuanto más lo prorrogues más difícil será que te despejes llegando a durar el aturdimiento varias horas incluso cuando ya estás en clase o trabajando.

Lo mejor para evitar que te cueste tanto levantarte cuando suena la alarma es acostarte a una hora prudencial que te permita dormir, al menos, ocho horas de esta forma, nuestro organismo habrá recargado las pilas y estará listo para todas las actividades que deparará el día.

Dúchate

Sentir los ojos pesados y que no tienes energía para afrontar el día sólo significa que nuestro cuerpo aún sigue aletargado por ello, para despejar nuestra mente y nuestros ojos y, con ello, despertar definitivamente podemos ducharnos con agua templada. Esto nos ayudará a recargar nuestro cuerpo de energía para afrontar todo un día lleno de actividad.

Dándole un repaso a la Aromacosmética

 

Los aceites esenciales obtenidos de plantas y árboles diversos están constituidos por diversas sustancias que desde la antigüedad son utilizados para salud y también la belleza.

Estas sustancias se extraen de las raíces, hojas, semillas o flores de las plantas y siempre en una producción de pequeñas cantidades, no debiendo confundirse con los llamados aceites vegetales.

La aromaterapia se presenta así en el campo farmacéutico como un complemento a los tratamientos convencionales, tanto para la prevención como tratamiento de algunas dolencias a través de la capacidad que los aceites poseen para estimular las células olfativas nasales y producir diferentes efectos beneficiosos.

Así, por medio de la combinación apropiada de diferentes aceites esenciales los terapeutas especializados en esta técnica realizan tratamientos personales según los síntomas y necesidades de cada individuo.

En la actualidad la utilización de estos aceites se ha hecho más popular y forman parte de gran cantidad de productos cosméticos.

La aromacosmética pretende así aporta así un valor importante ya que suma a la acción cosmética superficial que es propia de los aceites esenciales la capacidad de producir por medio de las esencias efectos beneficiosos sobre la psique.

Estos aceites esenciales ejercen una acción por vía olfativa y existen hoy algunos tratamientos más especializados que lo utilizan por vía cutánea para una mejor absorción a través del sistema linfático llegando a todos los órganos. Este tipo de terapia posee propiedades antisépticas, depurativas, de belleza y hasta afrodisíacas.

Muchos de los aceites utilizados son activos cosméticos vegetales ya que le aportan a la piel algunas sustancias que la benefician.

El aceite esencial de manzanilla por ejemplo posee azuleno y bisabolol con cualidades calmantes y el del árbol del té cuenta con propiedades bactericidas.

Es necesario utilizar las esencias de forma apropiada ya que en estado puro puede causar irritaciones para la piel, siendo recomendable diluirlas con aceites neutros o en su defecto agua.

Los aceites esenciales puros solo deben utilizarse para tratamientos por vía olfativa mediante diferentes técnicas como vaporizaciones o añadiendo unas gotas del aceite esencial al baño caliente.

Para la realización de masajes corporales pueden combinarse varios aceites diferentes y una base de aceite vegetal que será por ejemplo el de pepitas de uva o el de almendras dulces.

Cítricas: Entre las fragancias que pueden utilizarse se encuentran las de naranja, limón, bergamota. Se trata de aceites esenciales volátiles que dan un efecto fresco.

Amaderadas: el patchouli, sándalo, son los utilizados para darle fondo y cuerpo a los perfumes de los que forman parte.

Florales: Entre ellos el jazmín, rosa, muguet, tienen gran versatilidad ya que existe una gran variedad de efectos que es posible encontrar en la naturaleza. En los preparados cosméticos se combinan los aceites esenciales con aceites vegetales y se obtienen cremas para descansar las piernas, espumas y geles de baño además de champús.

Hoy también existen desodorantes y antitranspirantes con propiedades aromáticas y bactericidas y la gran novedad son los cosméticos para conciliar el sueño que se presentan en forma de leches corporales, crema exfoliantes, aguas calmantes y también mascarillas.

Estos productos suelen contener aceites esenciales de azahar, salvia, lavanda, jazmín, sándalo o eucalipto ya que todos ellos ayudan a relajar el organismo.

En el mercado cosmético la aromaterapia ha comenzado a transformarse en un área importante dentro de la llamada cosmética natural que además de sus efectos cosméticos y de belleza también actúa en la parte emocional.

Mas contenidos en deaseo.com