Archivo de la etiqueta: empleo

Características de la gente feliz en el trabajo.

Las personas felices en el trabajo tienen algunas características que las distinguen del resto del mundo. Si dudas del nivel de tu felicidad en tu empleo, puedes comprobar algunos de los signos que indican que te encanta tu trabajo.

Optimismo.

La gente feliz en el trabajo generalmente es optimista sobre el presente y el futuro. La palabra crisis no asusta a una persona feliz y motivada en su trabajo, además de que una sonrisa está presente en su rostro prácticamente todos los días.

Confianza.

Alguien feliz también muestra confianza en sí misma. Incluso si el trabajo es difícil, cree que será capaz de hacerlo, y es sólo cuestión de tiempo antes de que termine cualquier tarea pendiente.

Determinación.

La determinación es otra característica de este tipo de gente. Demuestran un deseo constante de hacer mejor las cosas, pasando la jornada laboral en un abrir y cerrar de ojos.

Organización.

La organización es una característica común de muchas personas felices en su empleo. Aquellos a los que les gusta trabajar ven su puesto como algo más que un lugar donde pasar unas horas y ganar dinero,  porque hacen lo posible por mejorarlo, lo personalizan y siempre se encuentra organizado.

Visión.

Estas personas saben claramente lo que quieren, por lo que encuentran formas de conseguir sus metas. Además de enfocarse en sus propios objetivos, tienen una visión y capacidad de planificación que ayuda a la empresa en general.

Disponibilidad.

A alguien feliz en el trabajo le gusta y tiene la habilidad de hacer varias tareas en lugar de apegarse a una sola. Lo que busca es participar y ser útil, ya sea crecer personalmente o para tener el reconocimiento que se merece.

Control.

Suelen tener el control de la situación, previendo incluso situaciones futuras. Es posible recurrir a personas felices en cualquier empleo, porque normalmente tienen respuestas para todo y además, su buena actitud los hace muy accesibles.

Aspectos a tener en cuenta en una carta de solicitud.

Cuando buscamos un trabajo sabemos que uno de los documentos más importantes será el currículo y luego, la carta de solicitud. De hecho, hoy en día, dicha carta ya no adopta el formato tradicional, sino que prácticamente se convierte en un correo electrónico de solicitud

La carta de solicitud debe presentar el perfil profesional, las motivaciones y una propuesta de valor del candidato, justificando en qué medida puede ser útil para la empresa a la que se dirige.

¿Cómo escribir una carta de presentación? Consejos útiles.

  1. El asunto.

Elija un tema que demuestre su voluntad y motivación para trabajar en la empresa. La confianza en uno mismo juega un papel fundamental en este caso, porque puede mencionar que es el mejor en lo que hace, que es el elemento que la empresa necesita o que viene a generar una revolución en su puesto.

  1. Identificar al reclutador.

Para asegurarse de que su candidatura ya no sea una entre cientos, intente identificar a la persona responsable del proceso de reclutamiento y selección. No tiene sentido enviar una carta o un correo al encargado del departamento de recursos humanos que probablemente no conoce.

También puede llamar a la compañía y preguntar cuál es el nombre de la persona responsable de la contratación de nuevos miembros. Al dirigir su solicitud a alguien concreto, aumenta la probabilidad de que se le dé seguimiento.

¿Qué escribir en la carta?

Una buena carta de solicitud debe ser breve y objetiva. No se sienta tentado a copiar los ejemplos de cartas que puede encontrar en Internet. La probabilidad de que otros candidatos hagan lo mismo es muy alta. Comience explicando lo que quiere cuando envíe su solicitud. No pierda tiempo en proporcionar los datos personales que el reclutador puede consultar en el CV.

Póngase en el papel del reclutador y explíqueles por qué deben considerarle para un puesto o posición en particular. Para ello, será necesario un gran trabajo de investigación sobre la empresa, su estructura y su actividad.

Trate de justificar su propuesta de valor con la experiencia profesional que pueda tener en alguna área (incluso si sólo fue una experiencia de pasantía). En este punto, puede usar su currículo para que el reclutador tenga acceso a información más detallada. Si es un candidato elegible para algún tipo de apoyo para la contratación, por ejemplo, pasantías, contratos de trabajo, entre otros, no subestime o menosprecie el puesto y hágase conocer.

Aprende a escribir un correo electrónico profesional.

Escribir y recibir correos electrónicos se ha convertido en una parte inevitable de nuestra vida diaria, tanto en la correspondencia personal como profesional. Al escribir un correo a la familia o amigos, el lenguaje puede ser lo más informal posible. Sin embargo, siempre que se envían mensajes profesionales, es importante saber cómo escribir para asegurarse de que el mensaje sea perfecto.

Aunque enviemos varios correos, la verdad es que muchos de ellos no son efectivos. La dificultad para recibir una respuesta apropiada en nuestra bandeja de entrada se debe principalmente a la forma en que se escribe, porque se dejan a los destinatarios sin saber cómo responder o actuar.

Aspectos a considerar al redactar un correo.

  1. Tema.

En el asunto debe indicar brevemente el motivo de su contacto. No debe ser demasiado ambiguo, tener demasiadas palabras o abusar del uso de puntuaciones excesivas o mayúsculas.

  1. Saludo.

Aunque sea un mensaje muy corto, siempre hay que usar un saludo. Si sabe el nombre de la persona, inclúyalo.

  1. Tamaño.

Mantenga su correo lo más corto y conciso posible. Nadie leerá cuidadosamente un texto demasiado largo, de modo que sólo hay que poner la información esencial.

  1. Tipo de letra.

Evite las fuentes excesivamente ornamentadas, divertidas o coloridas, porque estas fuentes simplemente distraerán al destinatario de su mensaje. Si bien es común el uso de negritas y cursivas para hacer énfasis en algo, también es cierto que hay que moderar su uso, porque de lo contrario, harán que su correo sea confuso.

  1. Emojis.

Nunca utilice emojis en un correo profesional, ya que denotan poca seriedad y en general, son más adecuados para el uso personal. Incluso en ocasiones, los sistemas antispam mandan los mensajes con emojis a la carpeta de correo no deseado, por lo que es posible que el destinatario no vea nada.

  1. Ortografía y gramática.

El hecho de estar escribiendo un correo electrónico no significa que la ortografía y gramática se deban descuidar. Vale la pena tomarse unos minutos para revisar y editar el texto cuidadosamente antes de enviar el mensaje.

  1. Firma.

Firme con un breve “gracias”, por ejemplo, y luego escriba su nombre. Esta es una gran manera de profesionalizar todos sus mensajes sin esfuerzo.

Una herramienta flexible.

Hay varias razones para usar el correo electrónico, ya que además de ser un medio de comunicación entre colegas, gerentes y proveedores, por ejemplo, también puede servir como carta de presentación para un posible empleador, puede ser una carta de agradecimiento a un colega que haya aceptado dar referencias, puede ser una carta de renuncia a su actual jefe o incluso puede ser una solicitud de una recomendación.